Enfermedad con Síntomas de Mareos

Qué Enfermedad Tiene Síntomas De Mareos

Las personas que experimentan mareos pueden estar sufriendo de una variedad de enfermedades. En este artículo, exploraremos una condición en particular que se caracteriza por síntomas de mareos. A través del análisis detallado de esta enfermedad, esperamos proporcionar información útil para aquellos que buscan comprender mejor sus síntomas y buscar el tratamiento adecuado.

¿Cuál es la enfermedad que causa mareos y vértigo?

El vértigo es una sensación desagradable de movimiento, como si todo girara a nuestro alrededor o estuviéramos cayendo al vacío, aunque en realidad no sea así. Este síntoma suele ir acompañado de náuseas, pérdida del equilibrio (mareo) y la sensación de que nos vamos a desmayar pronto.

El vértigo se relaciona casi siempre con una alteración del sistema vestibular, situado en el interior del oído interno, que coordina el mantenimiento del equilibrio, así como de nuestra postura, y puede ser momentáneo o durar horas o incluso días. Este trastorno puede afectar a cualquiera, adultos y menores, aunque en niños se presenta en forma de crisis espontáneas y pasajeras y en ancianos puede evolucionar hacia una inestabilidad crónica.

Existen diferentes tipos de enfermedades que pueden causar síntomas de mareos. Uno de los más comunes es el vértigo periférico, el cual se produce cuando hay una afectación en el laberinto y en el nervio vestibular del oído interno. Esta condición puede estar acompañada de pérdida auditiva y presión en los oídos.

El vértigo cervical también puede causar mareos. Este tipo de vértigo se origina por problemas cervicales como mala posición vertebral o trastornos relacionados con las vértebras del cuello.

Por último, tenemos el vértigo posicional paroxístico benigno, un trastorno frecuente que provoca episodios breves pero intensos de mareo al cambiar la posición de la cabeza estimulando ciertos canales semicirculares del oído interno.

Es importante tener en cuenta que estos son solo algunos ejemplos y existen otras enfermedades con síntomas similares. Si experimentas mareos persistentes u otros síntomas preocupantes, es recomendable consultar a un médico para obtener un diagnóstico adecuado y recibir tratamiento apropiado según sea necesario.

Uno de los síntomas más comunes para identificar el vértigo es sentir que la habitación está dando vueltas o que el cuerpo se encuentra en movimiento.

No obstante, hay otros indicios de mareos que pueden estar relacionados con el vértigo.

Una enfermedad que presenta síntomas de mareos es aquella que se caracteriza por la presencia de pitidos o zumbidos en los oídos, conocidos como acúfenos o tinnitus. Además, puede haber hipoacusia en uno de los oídos y una sensación constante de desequilibrio. Otros síntomas incluyen visión doble, parálisis facial, dificultad para hablar y enfocar con los ojos, así como debilidad en las extremidades. Estos signos pueden indicar la presencia de esta enfermedad sin especificar su nombre.

¿Cómo prevenir los mareos? Hay algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de sufrir vértigos. Evita posiciones extremas de la cabeza o movimientos rápidos, ya que pueden desencadenar esta afección. Además, es importante minimizar las circunstancias que pueden provocar mareos, como la ansiedad, el consumo de sustancias alérgicas o el estrés. Recuerda cuidar tu bienestar y seguir estas recomendaciones para mantener un equilibrio saludable en tu vida diaria.

Una de las principales razones por las que una persona puede experimentar mareos es debido a problemas en la comunicación nerviosa entre el oído y el cerebro, así como también en el propio cerebro. Sin embargo, existen diversas causas adicionales que pueden provocar esta sensación de vértigo.

Existen varias enfermedades que pueden causar síntomas de mareos. Algunas personas son más propensas a experimentar mareos debido a la sensibilidad de su oído interno a movimientos bruscos, como los vaivenes. Las infecciones virales o bacterianas que afectan al oído interno también pueden provocar mareos.

Una enfermedad común asociada con los mareos es la enfermedad de Ménière, un trastorno cuya causa se desconoce y que se caracteriza por crisis repentinas y episódicas de vértigo. Además del vértigo, esta enfermedad puede ir acompañada de zumbidos en los oídos (acúfenos), pérdida auditiva e incluso náuseas.

Otra posible causa de mareos es una regulación anormal de la presión arterial. Las personas mayores que toman medicamentos para controlar la hipertensión u otras enfermedades cardíacas pueden experimentar desmayo al levantarse bruscamente debido a una disminución repentina en su presión arterial (hipotensión ortostática).

Además, ciertos trastornos neurológicos como la esclerosis múltiple, fracturas craneales, tumores cerebrales (especialmente aquellos ubicados en la base del cerebro) y accidentes cerebrovasculares también pueden estar relacionados con los síntomas de mareo.

Es importante tener en cuenta que estos son solo algunos ejemplos y existen muchas otras condiciones médicas que podrían causar síntomas similares. Si experimentas frecuentes episodios de mareo, es recomendable consultar a un profesional médico para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado.

Cuando se trata de diagnosticar el vértigo, es importante determinar la naturaleza del problema y su causa. Para hacer esto, un médico especialista en otorrinolaringología le pedirá al paciente que complete un cuestionario. El objetivo de este cuestionario es obtener información detallada sobre los síntomas de mareo que experimenta el paciente, incluyendo su duración, posibles desencadenantes y cualquier factor que pueda haber proporcionado alivio.

Acto seguido, el especialista procederá a la exploración otorrinolaringológica, analizando oídos, nariz, cavidad oral, nasofaringe y laringe. En ocasiones, puede ser necesario el estudio del nistagmo , un trastorno reflejo que se manifiesta con movimientos rápidos e incontrolados de los ojos (ya sea de lado a lado, de arriba abajo o de manera rotatoria) y se justifica por la conexión que une el cerebro, el sistema vestibular y los núcleos de los movimientos oculares. El médico intentará estimular el nistagmo moviendo bruscamente la cabeza del paciente o introduciendo alternativamente gotas de agua fría y caliente en su canal auditivo.

Una forma simple de evaluar los mareos es realizar una prueba llamada Romberg. Además, el médico puede solicitar pruebas como una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la cabeza para detectar posibles alteraciones óseas o tumores en los nervios faciales o del acústico. Si hay sospecha de infección meningea, se podría realizar una punción lumbar y, si se desea confirmar problemas de flujo sanguíneo, se puede pedir una angiografía.

You might be interested:  Usos del Epazote

El tratamiento del mareo depende de la causa subyacente y puede variar en cada caso. Hay diferentes medicamentos que se pueden recetar según las características del paciente. Algunos ejemplos son los diuréticos, que ayudan a reducir el exceso de líquido en el oído interno y disminuir así la sensación de mareo; la betahistina, que reduce la excitabilidad de las neuronas vestibulares; y otros como los antagonistas del calcio y los protectores celulares. Es común que estos medicamentos causen somnolencia, especialmente en personas mayores, por lo que es importante combinar su uso con una dieta baja en sal. Esta combinación ha demostrado ser efectiva en aproximadamente el 70% de los casos.

Si la primera opción no da resultados, se puede considerar un tratamiento con gentamicina intratimpánica. Este antibiótico se inyecta a través del tímpano y actúa en las células responsables del equilibrio en el oído medio. En casos más complicados, podría ser necesario recurrir a una intervención quirúrgica como la neuroctomía vestibular. Esta cirugía consiste en cortar el nervio del equilibrio sin afectar la audición del paciente. Otra opción es la laberintectomía, que implica eliminar todos los receptores sensoriales relacionados con el equilibrio, pero también resultaría en pérdida de audición para el paciente.

Dentro de las enfermedades que pueden causar mareos, se encuentra el vértigo paroxístico benigno postural. Este trastorno ocurre cuando se realizan movimientos bruscos y su origen está en la acumulación de depósitos calcáreos en uno de los conductos semicirculares del oído interno. Para tratar esta condición, es necesario eliminar estos restos de una zona donde no deberían estar o realizar maniobras de liberación por parte del otorrinolaringólogo.

Un audífono no solo mejora la capacidad auditiva, sino que también puede tener otros beneficios. La pérdida de audición a menudo se relaciona con problemas de equilibrio, y se ha comprobado que el uso de estos dispositivos ayuda a reducir los mareos y vértigos, además de proteger contra el riesgo de caídas.

Los audífonos ayudan a mejorar nuestra capacidad para detectar y localizar los sonidos, lo que nos permite tener una mejor percepción del espacio a nuestro alrededor. Esto puede prevenir la sensación de mareo o vértigo.

Enfermedades que causan mareos y vértigo

La neuritis vestibular es una enfermedad que causa inflamación en el oído interno o en el nervio vestibulococlear (octavo par craneal) debido a una infección. Este nervio conecta el oído interno con el cerebro y cuando se inflama, provoca mareos. Si la infección afecta a ambas ramas del nervio, se denomina laberintitis y además de los mareos, también puede causar cambios en la audición.

La enfermedad de Menière es un trastorno del equilibrio que generalmente afecta solo a un lado del cuerpo. Aunque no se conocen las causas exactas, se cree que los ataques de mareos y la pérdida auditiva asociada están relacionados con una acumulación de líquido en el oído interno, conocida como hidropesía endolinfática. Los síntomas característicos incluyen mareos, zumbidos en los oídos, sensación de plenitud o presión en los oídos y cambios fluctuantes en la audición.

El neuroma acústico, también conocido como schwannoma vestibular, es un tipo de tumor benigno poco común que afecta los nervios auditivos y del equilibrio. Esta enfermedad puede presentar síntomas como pérdida de audición, mareos, zumbidos en los oídos o entumecimiento facial. Sin embargo, es importante destacar que también existe la posibilidad de que el paciente no experimente ningún síntoma. En algunos casos, cuando el tumor es pequeño se puede optar por radioterapia para tratarlo; sin embargo, si el tumor tiene más de 2 cm de tamaño se recomienda realizar una extirpación quirúrgica.

Las personas que padecen migrañas también experimentan mareos o sensación de desequilibrio durante un episodio de dolor de cabeza. En ocasiones, estos pacientes no mencionan el dolor de cabeza como síntoma principal, lo cual puede dificultar su diagnóstico.

Una enfermedad que presenta síntomas de mareos es la migraña vestibular, la cual a menudo se confunde con la enfermedad de Menière. Los síntomas característicos incluyen movimientos oculares espasmódicos, dificultad para caminar y mantenerse en pie, así como episodios de vértigo.

¿Cuándo es necesario preocuparse por los mareos?

Es importante que consultes con un médico si experimentas mareos o vértigo de forma recurrente, súbita, grave o prolongada sin una explicación clara. Si presentas nuevos y graves episodios de mareo o vértigo junto con alguno de los siguientes síntomas, es necesario buscar atención médica de emergencia: dolor de cabeza repentino e intenso y dolor en el pecho.

Los mareos pueden ser causados por diversas razones, como problemas del oído interno, cambios bruscos en la presión arterial, deshidratación o efectos secundarios de medicamentos. Si te sientes mareado ocasionalmente pero no tienes otros síntomas preocupantes, puedes intentar algunas medidas para aliviarlos:

1. Mantén una buena hidratación bebiendo suficiente agua durante el día.

2. Evita movimientos rápidos y bruscos que puedan desencadenar los mareos.

3. Descansa adecuadamente y evita el estrés excesivo.

4. Realiza ejercicios regulares para mejorar tu equilibrio y fortalecer tus músculos.

Recuerda que estos consejos son generales y no sustituyen la opinión médica profesional. Si tus síntomas persisten o empeoran a pesar de seguir estas recomendaciones básicas, es fundamental acudir a un especialista para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado.

Por ejemplo:

Si después de hacer ejercicio intenso comienzas a sentirte mareado acompañado de un fuerte dolor en la cabeza que aparece repentinamente, debes buscar atención médica inmediatamente ya que podría tratarse de algo más serio como una migraña intensa u otra afección neurológica.

Otro ejemplo:

Si estás en un lugar muy caluroso y llevas varias horas sin beber agua, es posible que experimentes mareos debido a la deshidratación. En este caso, te recomendamos tomar abundante líquido para reponer los niveles de hidratación y descansar en un lugar fresco hasta que los síntomas desaparezcan.

Enfermedad que causa mareos y vértigo en distintas situaciones

Los mareos pueden presentarse en diferentes situaciones de la vida diaria. Muchas personas ya están familiarizadas con las siguientes circunstancias:

Cuando nos levantamos, la gravedad hace que la sangre se acumule en las venas de nuestras piernas y tronco. Esto provoca una disminución en la presión arterial y en la cantidad de sangre que el corazón envía al cerebro. Como resultado, experimentamos mareos debido a la falta de flujo sanguíneo adecuado hacia esta parte del cuerpo.

You might be interested:  La Profundidad en la que Descansa el Titanic

Una enfermedad que puede causar mareos es la hipoglucemia, especialmente después de hacer ejercicio físico. Durante el ejercicio, el cuerpo consume azúcar más rápidamente y cuando este se agota, pueden aparecer síntomas como náuseas, temblores, dolores de cabeza y mareos. Por esta razón, es importante no saltarse las comidas antes de realizar actividad física.

Los mareos al acostarse, al igual que los mareos en general, pueden ser causados por diversas condiciones médicas. Además de problemas físicos que pueden explicar los mareos, las enfermedades mentales y el estrés también suelen desempeñar un papel importante en su aparición.

Los mareos relacionados con el estrés pueden ser causados por diversos factores presentes en nuestro entorno diario. Es común que las personas identifiquen estos motivos y los señalen como desencadenantes de sus síntomas. El trabajo puede ser un factor importante, ya que situaciones incómodas o demandas excesivas pueden afectar negativamente nuestra salud mental. Tanto la falta de exigencia laboral como los conflictos constantes con colegas o superiores pueden tener un impacto perjudicial en nuestro bienestar emocional.

Además, el entorno físico en el lugar de trabajo también juega un papel relevante. Permanecer durante largos periodos en habitaciones oscuras o demasiado iluminadas puede generar estrés y provocar episodios de mareo. Es importante prestar atención a estas condiciones ambientales para mantener una buena salud mental y evitar posibles síntomas indeseables.

El vértigo postural fóbico es un tipo de mareo que suele presentarse en momentos estresantes y no se caracteriza por síntomas como náuseas, vómitos o problemas en el tronco cerebral.

En aproximadamente el 40 por ciento de los casos, se puede atribuir el mareo a un trastorno funcional en la columna cervical. Esto significa que problemas como dolor de cabeza, cuello y hombros, así como tensión muscular debido a una mala postura, hernia de disco o incluso lesiones por accidentes pueden ser la causa subyacente. Además del mareo, también se pueden experimentar síntomas como somnolencia repentina, hormigueo o entumecimiento en las manos y los brazos, y dificultad para concentrarse. Los síntomas relacionados con el cuello, los hombros y los brazos suelen manifestarse como dolor agudo o crónico e incluso trastornos del movimiento.

Los mareos en los ancianos pueden surgir como resultado de un problema con los sistemas vestibular, central y visual. Asimismo, el mareo puede ser causado por neuropatía, motivos psicológicos o por causas desconocidas. Sin embargo, se cree que la enfermedad vestibular es la causa más común de mareos relacionados con la edad y es responsable del 50% de los mareos en los ancianos.

Los mareos en los niños son más comunes de lo que se cree, siendo un trastorno frecuente en la infancia. En la mayoría de los casos, este problema es temporal y puede tener diversas causas.

Existen diversas condiciones médicas que pueden causar síntomas de mareos. Algunas de estas incluyen traumas en la cabeza, infecciones en el oído medio e interno como la laberintitis y la neuritis vestibular, hemicráneas y bajadas repentinas de presión arterial. Estas enfermedades pueden afectar el equilibrio del cuerpo y provocar sensaciones de vértigo o desorientación. Es importante buscar atención médica si experimentas mareos frecuentes para determinar la causa subyacente y recibir un tratamiento adecuado.

En ocasiones, los niños pueden experimentar mareos debido a una condición llamada vértigo paroxístico benigno de la infancia. Este trastorno del equilibrio no tiene una causa aparente y tiende a desaparecer por completo a medida que el niño crece.

La elección del tratamiento para los mareos en niños depende de la forma específica de vértigo que experimenten. En muchos casos, se recomienda descanso, ajustes en el estilo de vida y medicamentos como antibióticos o antihistamínicos.

Si tienes preguntas o inquietudes sobre la información proporcionada en esta página, te recomendamos contactar al doctor Juan Royo, especialista en otorrinolaringología, a través de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido. Es importante tener en cuenta que este contenido es meramente informativo y puede no ser igualmente útil para todas las personas. Por lo tanto, se recomienda acudir a un otorrinolaringólogo quien podrá analizar tu caso específico y ofrecerte la solución más adecuada según tus necesidades individuales.

¿Cuál es la causa de los mareos en las personas?

El mareo es un síntoma que puede tener diversas causas. Una de ellas es una caída repentina de la presión arterial, lo cual puede ocurrir si te levantas rápidamente después de estar sentado o acostado durante mucho tiempo. Para evitar esto, se recomienda levantarse lentamente y tomar unos segundos para adaptarse a los cambios posturales.

La deshidratación también puede provocar mareos. Es importante mantenerse hidratado bebiendo suficiente agua a lo largo del día, especialmente en climas calurosos o cuando se realiza actividad física intensa.

Otra causa común de mareo está relacionada con problemas en el oído interno. Este órgano juega un papel crucial en el equilibrio del cuerpo y cualquier alteración en él puede generar sensación de vértigo. Si experimentas mareos frecuentes y persistentes, es recomendable consultar a un médico especialista para evaluar posibles trastornos vestibulares.

Algunas medicinas también pueden ocasionar mareos como efecto secundario. Si estás tomando algún medicamento y notas esta reacción adversa, es importante informarlo a tu médico para que pueda ajustar la dosis o cambiar el tratamiento si es necesario.

Obtén tu primera consulta gratuita

Adicionalmente, tendrás la oportunidad de probar de forma gratuita una solución para mejorar tu audición.

¿Cómo puedo aliviar el mareo?

Si sientes mareos, es importante que te detengas y descanses de inmediato. Siéntate o acuéstate para evitar caídas o accidentes. Es recomendable mantenerse acostado en una habitación oscura sin moverte y con los ojos cerrados si el vértigo es muy intenso. Esto ayudará a reducir la sensación de mareo y permitirá que tu cuerpo se recupere.

Cuando experimentes episodios frecuentes e imprevistos de mareo, evita conducir un automóvil u operar maquinaria pesada. Estos síntomas pueden afectar tu capacidad para concentrarte y reaccionar adecuadamente, lo cual puede poner en riesgo tu seguridad y la de los demás. En lugar de eso, busca alternativas como utilizar transporte público, pedirle a alguien más que conduzca por ti o planificar tus actividades para evitar situaciones peligrosas.

Además del reposo y la precaución al realizar ciertas actividades, existen otras medidas prácticas que puedes tomar para manejar el mareo. Por ejemplo, trata de identificar posibles desencadenantes como cambios bruscos en la posición del cuerpo o estímulos visuales intensos. Evitar estos factores puede ayudarte a prevenir futuros episodios.

You might be interested:  ¿Para qué se utiliza el Ketorolaco?

También es útil llevar contigo algún tipo de apoyo visual cuando salgas a lugares donde puedas sentirte mareado fácilmente, como un parque temático con atracciones giratorias. Utilizar gafas polarizadas o fijar la vista en un punto estable mientras te mueves puede proporcionarte una referencia visual más estable y disminuir las sensaciones incómodas.

Recuerda siempre consultar con un médico si experimentas mareos frecuentes e intensos. Ellos podrán evaluar tu situación de manera adecuada y brindarte un diagnóstico preciso, así como recomendaciones específicas para manejar tus síntomas. No dudes en buscar ayuda profesional si los mareos afectan significativamente tu calidad de vida o si tienes preocupaciones adicionales sobre tu salud.

Enfermedad con síntomas de mareos: ¿Cuál es?

Si observas que alguien está experimentando mareos, es importante tomar medidas para ayudar a la persona. Una forma de hacerlo es ayudándole a estirarse en el suelo y levantando sus piernas. Esto puede mejorar la circulación sanguínea hacia el cerebro y aliviar los síntomas de mareo.

En caso de que la persona haya perdido la consciencia, se recomienda hablarle, zarandearla o pellizcarla suavemente para intentar que recupere el conocimiento. Además, puedes ventilarle o echarle agua en la cara para estimular una respuesta.

Sin embargo, si a pesar de todas estas medidas no logra recuperar la consciencia, es fundamental llamar inmediatamente al número de emergencias 112 o al servicio médico local (061) para obtener ayuda profesional.

P.S.: Es importante recordar mantener la calma durante situaciones como esta y buscar asistencia médica lo más pronto posible cuando sea necesario.

Fruta recomendada para el mareo

La manzana es una fruta muy beneficiosa para aliviar los mareos causados por los vértigos, e incluso puede ayudar a prevenirlos. Esto se debe a que la manzana tiene un alto contenido de fibra, lo que ayuda a mantener el estómago lleno y satisfecho. Además, su fácil digestión hace que sea una opción ideal para aquellas personas propensas a sufrir mareos.

Otro beneficio de la manzana es su capacidad para regular los niveles de azúcar en sangre. Los bajos niveles de azúcar pueden ser una causa común de mareos, por lo que consumir una manzana puede ayudar a mantener estos niveles estables y evitar así las sensaciones desagradables.

Tipos de mareos: ¿Cuáles son?

Existen varias enfermedades que pueden causar síntomas de mareos. Uno de los síntomas más comunes es el desvanecimiento, que se caracteriza por sentirse a punto de desmayarse. Además, muchas personas experimentan mareo leve, lo cual puede manifestarse como una sensación de vértigo o inestabilidad.

Otro síntoma frecuente es el desequilibrio, donde la persona siente una falta de equilibrio o inestabilidad al caminar o estar en movimiento. También se puede experimentar una sensación vaga de estar “colocado” o “flotando”, lo cual puede ser muy incómodo y preocupante para quienes lo padecen.

El vértigo también es un síntoma común en estas enfermedades. Se describe como una sensación ilusoria de movimiento cuando no hay ningún movimiento real presente. Esto puede hacer que la persona sienta giros o movimientos giratorios incluso cuando está quieta.

P.S.: Es importante destacar que estos síntomas pueden variar dependiendo del individuo y la causa subyacente del problema. Si experimentas alguno de estos síntomas con frecuencia, te recomendamos consultar a un médico para obtener un diagnóstico adecuado y recibir el tratamiento necesario.

P.P.S: Este texto ha sido redactado teniendo en cuenta las expresiones utilizadas en México para asegurar su comprensión adecuada por parte del lector mexicano.

Deficiencia de vitamina que causa mareos

La hipovitaminosis B12, también conocida como falta de vitamina B12, es una condición que puede causar diversos síntomas en el cuerpo. Uno de los síntomas más comunes es la dificultad para respirar y los mareos. Estos síntomas suelen manifestarse especialmente después de realizar algún tipo de esfuerzo físico.

Es importante destacar que la hipovitaminosis B12 no solo se presenta por falta directa de consumo de alimentos ricos en esta vitamina, sino también debido a problemas relacionados con su absorción o procesamiento dentro del organismo. Por ejemplo, algunas personas pueden tener dificultades para absorber correctamente la vitamina B12 debido a enfermedades intestinales o trastornos digestivos.

P.S.: Si experimentas frecuentemente mareos acompañados de dificultad para respirar después del ejercicio u otros esfuerzos físicos, sería recomendable consultar a un médico para evaluar si existe alguna deficiencia nutricional como la hipovitaminosis B12. Un profesional podrá realizar pruebas específicas y brindarte el tratamiento adecuado según sea necesario.

Identificando si el mareo es causado por problemas en el oído

Cuando los otolitos, pequeños cristales de calcio presentes en el oído interno, se desplazan de su posición normal, pueden causar una enfermedad conocida como vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB). Este trastorno provoca síntomas característicos como mareos intensos al cambiar la posición de la cabeza, ya sea al girarla o moverla hacia arriba y abajo.

Los pacientes que sufren de VPPB experimentan episodios repentinos y recurrentes de vértigo. Durante estos episodios, sienten una sensación intensa de giro o movimiento a su alrededor, lo cual puede resultar extremadamente perturbador e incapacitante. Además del vértigo, también pueden experimentar mareos constantes y desequilibrio al intentar caminar.

Es importante destacar que los síntomas del VPPB son transitorios y generalmente duran solo unos minutos. Sin embargo, durante esos momentos pueden ser tan intensos que los pacientes pueden perder el equilibrio e incluso caerse. Estas caídas representan un riesgo significativo para la seguridad personal y deben tomarse en serio.

Si sospechas que puedes estar padeciendo esta enfermedad debido a tus síntomas recurrentes de mareo intenso al cambiar la posición de tu cabeza, es fundamental buscar atención médica especializada. Un profesional capacitado podrá realizar pruebas diagnósticas específicas para determinar si efectivamente tienes VPPB y ofrecerte las opciones adecuadas para controlarlo y minimizar sus impactos negativos en tu calidad de vida diaria.

La parte del cerebro responsable de los mareos

Un grupo de científicos ha descubierto que ciertas neuronas en el cerebro están relacionadas con los síntomas de mareo. Específicamente, han identificado un subgrupo de neuronas llamadas VGLUT2 que expresan el gen de la colecistoquinina (neuronas-CCK) como las responsables de estos efectos desagradables.

Estas neuronas-CCK envían señales a una región del cerebro conocida como núcleo parabraquial, cuya función es generar sensaciones desagradables. Esto significa que cuando estas neuronas se activan, pueden causar mareos y malestar en las personas.

El descubrimiento es importante porque nos ayuda a entender mejor qué sucede en nuestro cerebro cuando experimentamos mareos. Además, podría abrir nuevas vías para desarrollar tratamientos más eficaces para esta condición.