La Ley N° 20.393: Delitos y Sanciones

La Ley N 20.393 Establece Como Delitos

Regula un sistema de responsabilidad penal de las personas jurídicas aplicable sólo a los delitos de lavado de activos, financiamiento del terrorismo y cohecho a funcionario público nacional e internacional , precisando que sólo pueden cometer estos ilícitos las personas jurídicas de derecho privado y las empresas del

La Ley N° 20.393 y sus delitos establecidos

Además de lo establecido en la ley 20.393 sobre prevención de delitos, se impulsa a nivel nacional la certificación de las empresas chilenas en la norma ISO 37001 sobre Sistemas de Gestión Antisoborno, junto con la implementación de los correspondientes Modelos de Prevención o Sistemas de Gestión. Esta norma detalla las características necesarias que deben tener estos Modelos de Prevención, así como su estructura y los requisitos que deben incluirse en ellos.

Una de las sugerencias planteadas es que las empresas deben tener un sistema de denuncias en el cual los denunciantes puedan presentar comunicaciones relacionadas con una lista específica de delitos.

Un sistema de denuncias te permite reportar cualquier conducta sospechosa o delictiva que observes en tu empresa, garantizando la confidencialidad absoluta.

¿Qué delitos abarca la Ley N° 20.393?

La Ley N° 20.393 establece una serie de delitos por los cuales las personas jurídicas pueden ser penalmente responsables.

Sanciones establecidas por la Ley 20.393

La Ley N° 20.393 establece una serie de sanciones para los delitos cometidos por personas jurídicas en Chile. Estas sanciones incluyen la disolución de la persona jurídica o la cancelación de su personalidad jurídica, lo cual implica que la entidad dejará de existir legalmente.

Además, se puede imponer una prohibición temporal o perpetua a la persona jurídica para celebrar actos o contratos con organismos del Estado durante un período determinado, que puede variar entre 2 y 5 años.

Otra posible consecuencia es la pérdida parcial o total de beneficios fiscales otorgados a la persona jurídica, así como también se puede prohibir absolutamente su recepción durante un periodo específico. Esta pérdida varía entre el 20% y el 100% de los beneficios fiscales.

You might be interested:  Adopción homosexual en Chile: una nueva ley

Asimismo, se pueden aplicar multas económicas a las personas jurídicas que hayan cometido delitos. Estas multas van desde las 200 UTM hasta las 20.000 UTM (Unidades Tributarias Mensuales).

Finalmente, como pena accesoria, se establece que la sentencia condenatoria debe ser publicada en un diario de circulación nacional para dar conocimiento público sobre los hechos cometidos por dicha entidad.

Es importante destacar que estas sanciones tienen como objetivo prevenir y castigar conductas ilícitas realizadas por personas jurídicas en Chile.

En GlobalSuite Solutions ofrecemos la ayuda y el asesoramiento necesarios para la implementación de un servicio de Compliance Penal o Prevención de Delitos Penales. Además, contamos con el software GlobalSuite® , íntegramente desarrollado por nuestro equipo que permite la implantación, gestión y mantenimiento de todos los requisitos exigidos por las normas de sistemas de gestión en todo tipo de organizaciones y sectores. Contar con un software que ayude a automatizar la gestión de dicho sistema supondrá múltiples beneficios para su compañía a la hora de trabajar en la implantación del sistema en su organización.

Delitos de responsabilidad penal: ¿Cuáles son?

Según la Ley N° 20.393 en Chile, las personas jurídicas pueden ser responsables penalmente por ciertos delitos. Esta ley establece que las empresas y organizaciones pueden tener responsabilidad penal en casos de cohecho y tráfico de influencias, tanto a nivel nacional como transnacional.

El cohecho se refiere al acto de ofrecer o recibir sobornos para obtener un beneficio indebido, mientras que el tráfico de influencias implica utilizar la posición o poder dentro de una organización para obtener ventajas ilegales. Estos delitos son considerados graves y perjudiciales para la sociedad, ya que socavan los principios éticos y fomentan prácticas corruptas.

Es importante destacar que esta legislación busca promover la transparencia y prevenir conductas ilícitas dentro de las empresas. Al establecer la responsabilidad penal para las personas jurídicas, se busca evitar situaciones donde estas entidades puedan beneficiarse económicamente a través de actividades ilegales.

P.S.: Es fundamental que las empresas estén conscientes de su responsabilidad legal en estos casos y tomen medidas preventivas adecuadas. Implementar políticas internas claras contra el cohecho y el tráfico de influencias es crucial para garantizar un ambiente empresarial ético y transparente. Además, contar con programas efectivos de cumplimiento normativo puede ayudar a prevenir estos delitos e identificar posibles infracciones antes de que ocurran.

Delitos que podrían implicar responsabilidad penal corporativa

Los delitos que pueden significar imputación penal para la personas jurídicas son los delitos de cohecho a funcionario público nacional y extranjero, lavado de activos, receptación, financiamiento del terrorismo, apropiación indebida, administración desleal, corrupción entre particulares, negociación incompatible,

You might be interested:  El derecho de retracto en la ley del consumidor

Circunstancia atenuante en la ley 20393

La Ley N° 20.393 establece como delitos una serie de conductas que pueden ser cometidas por personas jurídicas, es decir, empresas u organizaciones. Sin embargo, esta ley también contempla ciertas circunstancias atenuantes de la responsabilidad penal para las personas jurídicas.

En primer lugar, se encuentra la circunstancia atenuante prevista en el número 7° del artículo 11 del Código Penal. Esta disposición establece que si la persona jurídica ha adoptado y ejecutado eficazmente un programa de cumplimiento normativo o compliance antes de cometer el delito, esto puede ser considerado como una atenuante en su responsabilidad penal.

Por otro lado, está la circunstancia atenuante prevista en el número 9° del artículo 11 del Código Penal. Según esta norma, si la persona jurídica ha colaborado activamente con las autoridades durante la investigación y persecución del delito cometido por alguno de sus representantes legales o empleados, esto también puede ser considerado como una atenuante en su responsabilidad penal.

Estas circunstancias atenuantes buscan incentivar a las personas jurídicas a implementar medidas preventivas y colaborar con las autoridades en caso de comisión de algún ilícito dentro de su ámbito empresarial. De esta manera, se busca fomentar una cultura corporativa basada en el cumplimiento normativo y contribuir al fortalecimiento del sistema judicial chileno.

P.S.: Es importante destacar que estas circunstancias no eximen completamente a las personas jurídicas de su responsabilidad penal, pero sí pueden influir positivamente en los fallos judiciales respecto a sanciones o penas impuestas.

Definición del delito: ¿Cuál es?

Según la legislación chilena, el delito se define como una acción u omisión que está sancionada por las leyes penales. Esto significa que cualquier conducta que esté prohibida y castigada por la ley puede ser considerada un delito. Por ejemplo, cometer un robo o asesinato son acciones que están tipificadas como delitos en el Código Penal.

La conducta es uno de los elementos fundamentales para determinar si una persona ha cometido un delito. Se refiere a cualquier acción realizada por alguien o a su falta de acción ante una situación en particular. Por ejemplo, si alguien agrede físicamente a otra persona, esa agresión constituye una conducta punible.

You might be interested:  La legislación sobre bancarrotas y moratorias de pagos

Es importante destacar que no todas las acciones u omisiones son consideradas delitos. Para ello, deben cumplir con ciertos requisitos establecidos en la ley penal chilena, como ser antijurídicas (contrarias al derecho), culpables (realizadas con intención o negligencia) y punibles (castigables). Solo cuando se cumplan estos criterios podrá hablarse de la existencia de un delito según nuestra legislación vigente.

Determinación de la responsabilidad penal

La responsabilidad penal se atribuye a una persona cuando se le imputa la culpabilidad de cometer un delito. Esta responsabilidad implica que la persona tiene el deber jurídico de responder por sus acciones delictivas. En Chile, la Ley N° 20.393 establece una serie de delitos y define las conductas que son consideradas como ilícitas.

1. Homicidio: causar la muerte a otra persona.

2. Lesiones graves: ocasionar daños físicos o mentales significativos a alguien.

3. Robo con violencia o intimidación: apoderarse ilegalmente de bienes mediante el uso de fuerza o amenazas.

4. Violación: tener relaciones sexuales sin consentimiento y contra la voluntad de otra persona.

5. Tráfico ilícito de drogas: producir, transportar o comercializar sustancias estupefacientes o psicotrópicas prohibidas por ley.

6. Estafa: engañar a alguien para obtener un beneficio económico indebido.

7. Falsificación documental: crear documentos falsos con intención fraudulenta.

8.Delitos informáticos : realizar actividades ilegales utilizando medios electrónicos, como hackear sistemas informáticos o difundir contenido pornográfico infantil en línea

9.Violencia intrafamiliar : ejercer maltrato físico, psicológico o sexual dentro del ámbito familiar

10.Femicidio : asesinar a una mujer por razones vinculadas al género

Estos son solo algunos ejemplos de los delitos contemplados en esta ley; existen muchos otros tipos penales que también están tipificados y sancionados por la legislación chilena. Es importante tener en cuenta que cada delito tiene sus propios elementos constitutivos y penas asociadas, las cuales pueden variar dependiendo de la gravedad de la conducta ilícita cometida.

Inclusión de un delito en la ley 20.393 en junio de 2016

La ley N° 20.393 que establece la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas en los delitos de lavados de activos, financiamiento del terrorismo y delitos de cohecho.