Notificación según el Artículo 23 de la Ley de Familia

Notificación Por Art 23 Ley De Familia

La notificación por el artículo 23 de la Ley de Familia es un procedimiento legal utilizado para informar a las partes involucradas en un caso familiar sobre los actos procesales y decisiones judiciales. Esta forma de notificación se utiliza cuando no es posible realizar una notificación personal o directa, y se requiere que la parte sea informada adecuadamente sobre los asuntos relacionados con su caso. A través del artículo 23, se establecen los requisitos y plazos para llevar a cabo esta notificación, garantizando así el derecho a la defensa y al debido proceso en casos familiares.

Notificación por Artículo 23 de la Ley de Familia

En el ámbito legal, es fundamental cumplir con ciertas disposiciones para garantizar la justicia en un juicio. Una de estas disposiciones es la notificación por artículo 23 de la Ley de Familia. Esta normativa asegura que ambas partes involucradas tengan la oportunidad de ser escuchadas y presentar sus argumentos ante el tribunal.

El principio del “Debido Proceso” consagrado en nuestra Constitución y tratados internacionales establece que un juicio no puede basarse únicamente en lo declarado por una parte, sino que debe considerar también los argumentos y puntos de vista de la otra parte. Esto se logra a través de la notificación por artículo 23, donde se informa a todas las partes interesadas sobre los procedimientos legales y les da la posibilidad de participar activamente en el proceso.

La importancia de esta notificación radica en garantizar una defensa adecuada y equitativa para todos los involucrados. Al recibir esta notificación, las partes tienen conocimiento pleno sobre las acciones legales emprendidas en su contra o relacionadas con ellas, permitiéndoles prepararse debidamente para enfrentar el juicio.

En nuestro sistema legal, existen diversas normas que buscan garantizar la equidad en los procesos judiciales, siendo una de las más relevantes la Notificación. Es fundamental que ambas partes involucradas en un juicio tengan conocimiento del mismo, para así poder ejercer sus derechos y evitar situaciones de indefensión. La finalidad de este procedimiento es asegurar que todas las partes estén informadas adecuadamente sobre el proceso legal al cual están sujetas.

Hasta este punto, todo va bien. Sin embargo, surge un problema al determinar cómo se puede notificar la demanda o el juicio, y es aquí cuando la ley establece requisitos tanto de forma como de contenido para que esta notificación sea considerada válida y recaiga sobre el demandado la carga de defenderse, sometiéndose a los derechos y obligaciones propios del proceso. En nuestra legislación procesal civil en Chile existen varias formas de realizar esta notificación, siendo la principal la notificación personal, ya que así lo establece el artículo 40 del Código de Procedimiento Civil (CPC).

Presentar una demanda en un juicio civil no es tan sencillo como parece. Es necesario que la notificación sea realizada por una persona autorizada por la ley para que tenga validez. Esta persona se conoce como Receptor Judicial y su función es ser un colaborador de la administración de justicia, aunque actualmente ya no se sigue el precio establecido en un Arancel.

Siguiendo con el tema, es importante destacar que la notificación personal en casos de demandas familiares sigue un procedimiento específico. Si no se logra ubicar a la persona a quien se debe notificar, no es suficiente demostrar que vive o trabaja en determinado lugar. La notificación debe realizarse de manera directa al demandado, por lo tanto, si esto no es posible, se debe solicitar al tribunal una Notificación Personal Subsidiaria (NPS), también conocida como artículo 44 del Código de Procedimiento Civil.

La NPS implica que el receptor vuelva al domicilio indicado en dos días distintos para intentar entregarle una copia de la demanda y cualquier resolución relacionada a otra persona adulta presente en ese lugar. En caso de no encontrar al demandado nuevamente, se puede dejar un aviso en la entrada del domicilio. Para que esta forma de notificación sea concedida, es necesario comprobar que se realizaron búsquedas positivas durante esos dos días y que el lugar visitado efectivamente corresponde al trabajo o vivienda del demandado.

Es importante tener presente este proceso establecido para garantizar una correcta notificación personal en los casos contemplados por el Artículo 23 de la Ley de Familia.

Como se puede observar, para que la Notificación Por Artículo 23 de la Ley de Familia sea efectiva, es necesario contar con la colaboración del Receptor Judicial, quien recibirá una remuneración por sus labores. Sin embargo, esta situación ha generado ciertas preocupaciones. A pesar de que la reforma a la ley establece que los receptores deben utilizar un sistema de geolocalización y señalar el lugar exacto donde se encontraban al momento de realizar la notificación, este método por sí solo no garantiza si el receptor verificó realmente la presencia o ausencia del demandado en ese instante, ya sea desde un punto legal o tecnológico. Esto podría dar lugar a casos extremos en los cuales el receptor encuentre a la persona durante su primera búsqueda pero decida abusar del sistema declarando que no pudo encontrarla, lo cual obligaría al demandante a solicitar una nueva Notificación Por Artículo 23 con todos los costos asociados. De hecho, en muy pocas ocasiones los receptores logran ubicar a los demandados en las primeras dos búsquedas, convirtiendo así esta forma de notificar demandas civiles en algo habitual.

You might be interested:  Regulación de Cámaras de Vigilancia en Chile

La notificación de una demanda puede resultar molesta, no tanto por el tiempo que se pierde esperando a que el demandado sea informado del juicio, sino por los costos asociados. Los receptores suelen ignorar las tarifas legales y cobran extras por conceptos como la distancia o movilización, lo cual encarece aún más el asunto.

Notificación Personal según el Artículo 23 de la Ley de Tribunales de Familia

Es necesario plantear una modificación a esta sección del Código de Procedimiento Civil, con el objetivo de poner fin al proceso engorroso que va desde la notificación personal no exitosa hasta la notificación personal subsidiaria. Es fundamental reducir los plazos y simplificar los trámites involucrados en este procedimiento.

La ley 19.968 de Tribunales de Familia ha introducido cambios significativos en relación a la notificación de demandas. En particular, el artículo 23 de esta ley establece los procedimientos para llevar a cabo dicha notificación.

La primera notificación a la demandada se realizará de manera personal por un funcionario designado específicamente para esta tarea por el juez presidente del comité de jueces, siguiendo la propuesta del administrador del tribunal. Este funcionario actuará como ministro de fe en este proceso. Si así lo desea, la parte interesada podrá asumir los costos y encargar a un receptor judicial que realice la notificación correspondiente.

Cuando no sea posible realizar la primera notificación de manera personal debido a que la persona a ser notificada no se encuentre disponible, y siempre y cuando el ministro de fe encargado de llevar a cabo esta diligencia pueda determinar su domicilio o el lugar donde normalmente realiza sus actividades laborales en el mismo lugar del juicio, se procederá a realizar la notificación inmediatamente sin necesidad de una nueva orden por parte del tribunal. Esto se hará siguiendo las pautas establecidas en los incisos segundo y tercero del artículo 44 del Código de Procedimiento Civil.

En el ámbito de los juicios de familia, la notificación de la demanda se lleva a cabo mediante un funcionario del tribunal, lo cual elimina la obligación de contratar un receptor judicial. Sin embargo, es importante destacar que esta medida es opcional y queda a criterio de las partes involucradas en el proceso.

Pero lo más importante que quiero destacar es que simplifica el proceso cuando no se puede encontrar al demandado, pero se ha confirmado su domicilio. En este caso, ya no es necesario acudir dos veces al lugar de notificación, solo una vez será suficiente. Además, si la persona no se encuentra en ese lugar pero se ha verificado que reside o trabaja allí, el empleado procederá inmediatamente a realizar la Notificación por Artículo 23 sin necesidad de solicitud del demandante.

¿Qué ocurre si no se puede notificar a una persona?

Además, es fundamental tener en cuenta lo siguiente:

– Cumplir con las notificaciones judiciales dentro del plazo establecido.

– Leer detenidamente la notificación para comprender su contenido y los pasos a seguir.

– Consultar con un abogado si tenemos dudas sobre cómo proceder.

– No ignorar ni evadir la notificación, ya que ello podría perjudicarnos legalmente.

– Presentarse ante el tribunal o juzgado correspondiente en caso de ser requerido.

Recordemos siempre que cumplir con nuestras obligaciones legales es fundamental para garantizar nuestros derechos y evitar complicaciones futuras.

La Propuesta Sencilla

En el ámbito del derecho de familia, la notificación personal se realiza de manera más rápida que en el sistema civil actual. Por esta razón, sería conveniente adoptar este método como una reforma en el Código de Procedimiento Civil (CPC) para agilizar este trámite.

Con el fin de lograr esto, es necesario realizar una modificación al artículo 44 del Código Procesal Civil, incorporando lo establecido en el segundo inciso del artículo 23 de la Ley 19.968. De esta manera, se garantizará que el texto quede redactado de la siguiente forma: [texto reformulado].

Artículo 44: Cuando no sea posible realizar la primera notificación de manera personal debido a que la persona a ser notificada no se encuentre disponible, y siempre que el ministro de fe encargado de llevar a cabo esta diligencia pueda determinar su domicilio o el lugar donde normalmente ejerce su actividad laboral, profesional o empresarial dentro del área del juicio, dejando constancia de ello, se procederá a realizar la notificación en ese mismo momento sin necesidad de una nueva orden por parte del tribunal. En este caso, las copias correspondientes según lo establecido en el artículo 40 podrán entregarse a cualquier adulto presente en el domicilio o lugar donde dicha persona desarrolla su actividad laboral, profesional o empresarial.

You might be interested:  La Ley de Ohm y su Fórmula: Entendiendo la Relación entre Corriente, Voltaje y Resistencia

En caso de que no haya nadie presente en el lugar o si, por alguna otra razón, no es posible entregar las copias a las personas presentes, se colocará un aviso en la puerta que informe sobre la demanda. Este aviso deberá incluir detalles precisos sobre las partes involucradas, el asunto del caso, el juez encargado y las resoluciones que están siendo notificadas.

En situaciones en las que la residencia, el lugar de pernocta o el sitio donde se ejerce habitualmente una actividad laboral se encuentre en un edificio o recinto con acceso restringido, es necesario entregar la notificación y sus copias al portero o encargado del lugar. Es importante dejar constancia explícita de esta circunstancia.

En otras palabras, la Notificación Por Artículo 23 de la Ley de Familia se llevaría a cabo automáticamente, sin requerir una solicitud de ninguna de las partes ni una orden judicial, y se realizaría en un solo intento para encontrar al destinatario.

Entiendo que pueda generar descontento entre los funcionarios judiciales, pero considero necesario que se adopten medidas más favorables para las personas, especialmente cuando necesitan ejercer sus derechos ante la justicia. Es fundamental eliminar obstáculos económicos y de tiempo que dificulten el acceso a la jurisdicción y hagan ilusoria su efectividad.

Por lo tanto, insto a los legisladores y también a los especialistas en Derecho Procesal a considerar esta modesta propuesta que presento, con el fin de modificar este aspecto de los juicios civiles, al menos hasta que se implemente la esperada (y aplazada) Reforma Procesal Civil.

Si encontraste útil este artículo, te agradecería que le dieras “me gusta” y lo compartieras utilizando los botones de redes sociales que se encuentran debajo. Además, te invito a leerlo detenidamente y dejar tus comentarios al respecto. ¡Tu opinión es importante para nosotros!

¿Qué implica recibir una notificación diaria del gobierno?

La notificación por el estado diario es una forma de comunicación que se realiza a las partes involucradas en un caso. Consiste en incluir la causa en un listado público, conocido como “estado diario”, el cual está disponible tanto en la secretaría del tribunal como en algún lugar visible dentro del recinto judicial.

– La notificación por el estado diario es una comunicación dirigida a las partes.

– Esta forma de notificación consiste en incluir la causa en un listado público llamado “estado diario”.

– El “estado diario” se encuentra disponible tanto en la secretaría del tribunal como en algún lugar visible dentro del recinto judicial.

Notas

La notificación por el artículo 23 de la Ley de Familia es un procedimiento legal mediante el cual se informa a las partes involucradas sobre los decretos y resoluciones emitidos por los Tribunales de Justicia. Estas notificaciones son realizadas por receptores, quienes actúan como ministros de fe pública y tienen la responsabilidad de llevar a cabo estas diligencias fuera de las oficinas del secretario del tribunal. Es importante destacar que estos receptores también pueden ser encargados de realizar otras gestiones asignadas directamente por los tribunales.

Además, es necesario que se les entreguen las resúmenes de los testimonios en casos de jurisdicción voluntaria o en juicios civiles y actúen como testigos imparciales al recibir pruebas testimoniales y al realizar la diligencia de absolución de posiciones.

La notificación por el artículo 23 de la Ley de Familia es un procedimiento legal que tiene como objetivo informar a las partes involucradas en un proceso familiar sobre los actos y resoluciones judiciales. Esta notificación se realiza mediante la entrega personal del documento correspondiente o a través de medios electrónicos, siempre garantizando la debida diligencia y asegurando que todas las partes estén al tanto de lo ocurrido en el caso. La finalidad principal de esta notificación es salvaguardar los derechos y garantías procesales de todos los involucrados en asuntos familiares, permitiendo así una adecuada defensa y participación en el proceso judicial.

Si después de buscar en dos días diferentes en su habitación o en el lugar donde normalmente trabaja, no se encuentra a la persona a quien se le debe notificar, se considerará que esa persona está presente en el lugar del juicio y se determinará su domicilio o lugar de trabajo con la debida certificación de un funcionario autorizado.

Una vez que se hayan establecido los hechos mencionados, el tribunal ordenará que la notificación se realice entregando las copias correspondientes a cualquier persona adulta presente en el domicilio o lugar de trabajo de la persona a ser notificada. En caso de no haber nadie allí, o si por alguna otra razón no es posible entregar las copias a las personas presentes en esos lugares, se colocará un aviso en la puerta informando sobre la demanda, con detalles precisos sobre las partes involucradas, el tema del caso, el juez encargado y las resoluciones que están siendo notificadas.

You might be interested:  Cuenta de Ahorro para Pensión Alimenticia

En situaciones en las que la residencia, el lugar de pernocta o el sitio donde se desarrolla habitualmente una actividad laboral se encuentre en un edificio o recinto con acceso restringido, es necesario entregar la notificación y sus copias al portero o encargado del lugar, dejando constancia explícita de esta circunstancia.

Antes de la reforma de la ley 19.382 en 1995, el receptor solo tenía que indicar que no había encontrado a la persona demandada sin verificar si ese era su domicilio. Esto significaba que el demandante debía proporcionar pruebas adicionales, como documentos o testigos, para demostrar que ese era realmente el lugar donde vivía o trabajaba el demandado. Esta situación hacía más lento y complicado todo el proceso.

Modificación necesaria en la Notificación Personal según el Código de Procedimiento Civil.

Plazo para notificar al demandado

La notificación por el artículo 23 de la Ley de Familia en Chile establece que debe realizarse dentro de los 5 días siguientes a la fecha en que se entregue en el lugar de destino. Esta notificación es un proceso legal mediante el cual se informa a una persona sobre determinados asuntos relacionados con su situación familiar.

En primer lugar, es importante destacar que esta notificación debe ser realizada correctamente y dentro del plazo establecido para que sea válida. Esto implica entregarla físicamente en el domicilio o lugar donde reside la persona destinataria, asegurándose de obtener una constancia o comprobante de entrega.

Además, es fundamental tener presente que la notificación por el artículo 23 tiene como objetivo garantizar el derecho a ser informado y participar activamente en los procesos judiciales o administrativos relacionados con temas familiares. De esta manera, se busca proteger los derechos e intereses legítimos tanto del destinatario como de las demás partes involucradas.

Por último, cabe mencionar que si no se realiza la notificación dentro del plazo estipulado por ley, puede generar consecuencias negativas para todas las partes involucradas. Por ejemplo, podría afectar la validez del procedimiento judicial o administrativo al no cumplir con uno de los requisitos legales fundamentales.

Alternativas cuando no se puede notificar al demandado

Cuando se inicia un proceso legal en el ámbito familiar, es importante que usted reciba una notificación oficial conocida como “citatorio” o “summons”. Esta notificación debe incluir una copia de la demanda o reclamo presentado en su contra. Es fundamental tener en cuenta que hasta recibir esta notificación, no está obligado a comparecer ante el tribunal y ningún juicio puede llevarse a cabo en su contra.

El citatorio es un documento legal que le informa sobre la existencia de un caso judicial relacionado con asuntos familiares. Este documento debe ser entregado personalmente por un funcionario del tribunal o mediante correo certificado. En él se detallan los nombres de las partes involucradas, así como la fecha y hora establecidas para comparecer ante el tribunal.

Es importante destacar que al recibir este citatorio, usted adquiere ciertos derechos y responsabilidades legales. Por ejemplo, tiene derecho a contar con tiempo suficiente para prepararse adecuadamente antes de acudir al tribunal. También tiene la responsabilidad de leer cuidadosamente todos los documentos adjuntos al citatorio y comprender claramente las acusaciones presentadas en su contra.

Además, es crucial recordar que cualquier respuesta u objeción frente a las demandas planteadas deberá ser presentada dentro del plazo estipulado por la ley. Si no responde oportunamente o no comparece ante el tribunal según lo indicado en el citatorio, podría resultar perjudicado ya que se podrían tomar decisiones sin su participación.

¿Cuándo se considera inválida la notificación?

Será nula la notificación contraria a lo previsto en esta Ley, salvo lo dispuesto en el artículo siguiente. En todo caso, la nulidad se decretará solo cuando se le haya causado indefensión a la parte notificada. Lo que concierne a la fe pública del notificador, será impugnable por la vía incidental.

¿Cuál es la forma de calcular los plazos de notificación?

Los plazos para realizar ciertas acciones legales comienzan a contar desde el día hábil siguiente a la notificación, ya sea que esta se realice de forma electrónica o física. En el caso de las notificaciones electrónicas, el día en que se recibe la nota se considera como el inicio del plazo para llevar a cabo la acción legal correspondiente. Sin embargo, una vez realizada la notificación, los plazos posteriores se cuentan de manera normal.

– Los plazos legales comienzan a contar desde el día hábil posterior a la recepción de una notificación.

– En caso de recibir una notificación electrónica, ese mismo día es considerado como inicio del plazo.

– Después de realizar la primera notificación, los siguientes días deben ser contados normalmente sin incluir este primer día especial.